9 de agosto de 2010

a 3 semanas.

Estas platicas trasnochadas son incomodamente necesarias, ya no somos los mismos, y aunque no quiera aceptarlo me parece que sucede.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada